by Ignacio Cruz

Tech-Giants Cambian el Uso de las Tecnologías en la Atención Sanitaria

Según el informe de Kalorma, un investigador de mercado, en Estados Unidos aproximadamente el 97% de los Sanatorios cuenta con una Historia Clínica Electrónica certificada y el 84% de los Sanatorios cuenta con un sistema básico de la Historia Clínica Electrónica. En Argentina, según un informe de 2017 realizado por Frost and Sullivan, solo el 10.1% de las instituciones médicas tenían una sistema de Historia Clínica Electrónica. Bruce Carlson de Kalorma dice, “los registros clínicos electrónicos han trasladado hospitales de papel a historias digitales.” Él predice que “el siguiente paso es que los gigantes tecnológicos obtengan los datos y mejoren esa infraestructura, cambiando la manera en la que interactuemos con los sistemas de HCE en los próximos 10 años. Vamos a estar hablando de HCE de diferentes maneras en los próximos diez años.”

El aumento de la adopción de nuevas tecnologías por los proveedores de salud para mejorar la eficiencia en sus prácticas, ha llevado que los Tech-Giants (Google, Microsoft  y Apple) desembarquen en el mercado de la salud digital. Entre los tres, Google, Microsoft y Apple han presentado 300 patentes relacionadas con la salud digital.

El enfoque de Google está en inteligencia artificial y su entidad sanitaria y de investigación de enfermedades que se llama Verily. El informe dice que Google tiene actualmente 186 patentes en total.

Junto con la Asociación Médica Americana, Google está animando al desarrollo de IT para la salud móvil como dispositivos portátiles (wearables) y aplicaciones móviles. Los dos lanzaron “AMA Health Care Interoperability and Innovation Challenge” que alienta al desarrollo de dispositivos médicos y específicamente para ayudar al intercambio de datos entre pacientes y proveedores para mejorar el manejo de enfermedades crónicas.

Microsoft Azure, un servicio de Cloud Computing creado por Microsoft, brinda una fundación de desarrollo de aplicaciones end-to-end que puede ayudar a las organizaciones de salud a mudarse a la nube, asegurándose de que se realice de manera eficiente y segura.

Apple ha presentado 54 patentes dirigidas a convertir su iPhone en un dispositivo médico que puede monitorear los datos biométricos como la presión arterial y los niveles de grasa corporal y desarrollar algoritmos para predecir las tasas cardíacas anormales.

En enero de este año, Apple lanzó su sistema operativo actualizado, iOS 11.3, que cuenta con un feature nuevo de la Historia Clínica Electrónica dentro de su aplicación de Salud. Con el feature - se llama Expediente Clínico - se pueden ingresar los datos de su salud en la aplicación de Salud como antes pero ahora estos datos se pueden combinar con los datos de su Historia Clínica Electrónica (si el usuario es un paciente de un hospital participante). 39 hospitales en los Estados Unidos han lanzado Expediente Clínico de Apple, por lo que los pacientes de estas instituciones podrían ver su historia clínica electrónica en el celular. Esta característica de Expediente Clínico es un gran avance hacia la atención médica centrada en el paciente.

 

Una captura del feature del Expediente Clínico con iOS 11.3.

 

Con el Expediente Clínico, se puede ver los datos de su Historia Clínica Electrónica como las alergias, los medicamentos, las condiciones, las inmunizaciones y resultados de laboratorio en su celular. También se notificará cuando el hospital actualiza los datos. La información está encriptada, por la que los usuarios necesitarán una contraseña para verla.

 

Una captura del Expediente Clínico en un iPhone con iOS 11.3 de un paciente que asiste un hospital participante en los Estados Unidos. (Fuente: healthcareitnews.com)

 

El Expediente Clínico de Apple utiliza la especificación de HL7 FHIR (Fast Healthcare Interoperability Resources). HL7 es un lenguaje común que permite a los sistemas médicos (como la Historia Clínica Electrónica, la Agenda y la Facturación) comunicarse. Utilizando este lenguaje común, los sistemas pueden comunicarse con aplicaciones externas, fomentando la interoperabilidad. Esta capacidad de los sistemas dispares para compartir información, facilita y hace más eficiente la gestión de los datos de los pacientes.

Mejor integración entre los proveedores médicos sería especialmente útil para una persona que ve a múltiples especialistas y quiere compartir su historia clínica con diferentes profesionales. La interoperabilidad completa mejoraría la coordinación de la atención y permitiría la creación de una visión general exhaustiva del historial médico de un paciente. De esta manera, el paciente realmente pasa a ser dueño de su información. Para lograr esto, es indispensable que la Historia Clínica Electrónica hable un lenguaje común.

 

¿Cómo podemos aprovechar estas innovaciones?

Los proveedores de sistemas podemos trabajar en integrar estas nuevas funcionalidades a los servicios ofertados. Por ejemplo, el 4 de Junio de 2018, Apple lanzó un API (interfaz de programación de aplicaciones) que permite a desarrolladores crear aplicaciones que pueden, con permiso de los pacientes, utilizar datos de los registros electrónicos de salud para tomar decisiones sobre los medicamentos, la nutrición y más. De esta manera, se le puede proveer al paciente una solución con una experiencia completa.


Si querés recibir las últimas noticias sobre la tecnología de salud y la Historia Clínica Electrónica, ¡Suscribite a nuestro newsletter!

Ignacio Cruz

Written by Ignacio Cruz

Contáctenos

¿Quiénes somos?

Expertos en Salud Digital, acompañando a instituciones médicas a transitar el camino a la transformación digital de sus procesos clínicos.

Suscribirse al Blog