by Ignacio Cruz

¿Qué significa “digitalizar la práctica médica”?

En los últimos años, el sistema de salud comenzó a adaptarse al siglo XXI, en una transición hacia dejar de lado el papel en los procesos clínicos. Esta adaptación tardía, pero repentina, originó un desconocimiento sobre el concepto de “digitalización”, en el cual se considera la misma como la mera importación de los registros a un formato legible en una computadora o dispositivo móvil.

En este artículo, vamos a abordar algunos conceptos que ayudarán a entender cómo se debería afrontar una informatización en un establecimiento médico.

Un flujo de información típico en una institución médica se podría representar en el siguiente diagrama:

 

 Flujos de Información en un Sistema para establecimientos médicos 
 

Lo primero a destacar es la importancia de la Historia Clínica Electrónica (HCE) como el centro del sistema de salud. Esta aplicación será la que se comunique con todos los puntos donde se genere información, y brinde la información correcta y estructurada de los pacientes. Un concepto importante es que la HCE debe ser única por paciente, a diferencia de los procesos clásicos en papel, donde se tenía una Historia Clínica para cada uno de los ámbitos y episodios del paciente.

De todas maneras, el flujo de información suele comenzar a través del Maestro de Personas. Este punto es uno de los más importantes en la confección de un sistema de información médico, ya que permite la correcta identificación de una persona en el sistema. En base a la carga de un set mínimo de datos para la identificación de una persona, y un algoritmo de búsqueda en la base de datos, el sistema obtiene candidatos que permiten evitar la duplicación de pacientes.

Una vez que el paciente fue identificado, el mismo ingresará al sistema a través de un sistema de turnos si se trata de una atención ambulatoria, o de la admisión si se trata de una internación, o una asignación si se trata de una guardia o demanda espontánea.

Al ser identificado, el paciente ya contará con una Historia Clínica Electrónica y se podrán crear diferentes “episodios” dentro de la misma en función del requerimiento de atención que tenga ese paciente. De esta manera, se podrá navegar por la Historia completa del paciente y todas las interacciones que este haya tenido con la institución, independientemente de dónde se haya generado la misma.

Una vez atravesada esta primera capa administrativa del sistema, comenzará uno de los mayores desafíos del proceso de digitalización, que es la digitalización de los procesos clínicos (Clinical Workflows) con los que trabaja el cuerpo médico. Estos proceso clínicos serán muy específicos de la institución y su especialidad: podría ser un proceso de admisión y derivación para salud mental, partes quirúrgicos y antestésicos para cirugía, o el inicio de un tratamiento de fertilidad para un centro de fertilidad asistido. Estos son solamente algunos ejemplos pero será fundamental la capacidad de su proveedor para ofrecer una solución clínica que no sea simplemente “hacer lo mismo en que en el papel, pero en la computadora” ya que eso suele traer muchos problemas luego de la implementación, a pesar de ser la tentación de cualquier profesional de la salud que ingresa en el mundo de la digitalización.

La “digitalización” tendrá como foco entender estos Clinical Workflows y plasmarlos en una solución que pueda brindarte las siguientes ventajas:

  • Mejor comunicación y coordinación entre los distintos actores
  • Verificaciones de seguridad que eviten errores en los procesos
  • Eliminación de tareas manuales ineficientes
  • Generación de información que podrá ser aprovechada a posterior

A su vez, se busca automatizar las tareas rudimentarias (por ejemplo: cargar un consumo en una planilla de excel para facturar) para enfocarse en mejorar la calidad de atención que se le brinda al paciente, e integrar eficientemente los procesos administrativos con los procesos clínicos. En la mayoría de las instituciones, el proceso de facturación suele ser extremadamente lento y manual, debido a lo escindido que se encuentra el proceso del área clínica, requiriendo leer historias clínicas manuscritas y la aplicación de reglas complejas para poder facturar.

El proceso de digitalización, para ser sustentable, tiene que ser abordado pensando en el largo plazo y con un foco en la mejora continua, convirtiendo al proveedor (o equipo de sistemas) en un socio estratégico de la institución. A su vez es importante comprender la dimensión estratégica que tiene a futuro, y que se mantengan alineados tanto a los altos mandos, como al resto del personal ejecutivo.

¿Quieres aprender más sobre la práctica médica digitalizada o la Historia Clínica Electrónica? ¡Suscribete a nuestro Newsletter o escribenos!

Ignacio Cruz

Written by Ignacio Cruz

Contáctenos

¿Quiénes somos?

Expertos en Salud Digital, acompañando a instituciones médicas a transitar el camino a la transformación digital de sus procesos clínicos.

Suscribirse al Blog