by Omnia Salud

¿Qué es la transformación digital de una práctica médica?

Digitalizar la gestión de un establecimiento médico es mucho más que dejar atrás los papeles. Los procesos clínicos son la clave para la automatización.

Todos los procesos (admisión, agenda de turnos, estudios, facturación, etc.) están vinculados, comparten información y tienen al paciente y su historia clínica como centro. Por eso, la Historia Clínica Electrónica debe ser única por paciente, para todos los ámbitos de atención.

Comprender y digitalizar el flujo de información es la clave. El mismo, suele comenzar a través del Maestro de Personas, identificando inequívocamente a cada paciente con datos mínimos y evitando duplicaciones a través de un algoritmo de búsqueda en la base de datos. A cada paciente le corresponderá una Historia Clínica Electrónica, en la que se registrarán “episodios” -todas las interacciones con la institución- y permitirá acceder a un registro completo de los antecedentes.

Sin embargo, el mayor desafío es la digitalización de los procesos clínicos (Clinical Workflows) con los que trabaja el cuerpo médico. Éstos serán muy específicos de la institución y de su especialidad: podría ser un proceso de admisión y derivación para salud mental, partes quirúrgicos y antestésicos para cirugía, o el inicio de un tratamiento de fertilidad para un centro de fertilidad asistida.

La digitalización deberá entender estos clinical workflows y plasmarlos en una solución que no sea “hacer lo mismo que en papel, pero en la computadora”, sino que ofrezca ventajas tales como mejorar la comunicación y coordinación entre los distintos actores, evitar errores a través de verificaciones de seguridad, eliminar tareas manuales ineficientes y generar información que pueda ser aprovechada más adelante.

En la mayoría de las instituciones, el proceso de facturación suele ser extremadamente lento y manual, debido a lo escindido que se encuentra del área clínica, requiriendo leer historias clínicas manuscritas y la aplicación de reglas complejas para poder facturar. Integrando eficientemente los procesos administrativos con los procesos clínicos, se automatizan las tareas rudimentarias o duplicadas (por ejemplo: cargar un consumo en una planilla de excel para facturar) para enfocarse en mejorar la calidad de atención que se le brinda al paciente.

El proceso de digitalización es una decisión estratégica, con la mirada en el largo plazo. Es importante encontrar un proveedor (o equipo de sistemas) que se convierta en un socio estratégico de la institución y ayude a guiar la transformación.

Si querés recibir más noticias de salud digital, ¡Suscribite a nuestro Newsletter o contactanos!

Omnia Salud

Written by Omnia Salud

Contáctenos

¿Quiénes somos?

Expertos en Salud Digital, acompañando a instituciones médicas a transitar el camino a la transformación digital de sus procesos clínicos.

Suscribirse al Blog